Escenarios típicos de ataques dobles


Ataques dobles típicos

4 fuertes armas decía Vasily Smyslov (Campeón Mundial en 1957) que teníamos disponibles en ajedrez.
Tales armas son:

  • El jaque
  • El ataque doble
  • La clavada
  • Las piezas desprotegidas

 

Lo fuerte de la primera arma salta a la vista. Atacar el rey puede llevar al deseado jaque mate.

En cuanto a ataques, en la mayoría de los casos, la pieza atacada puede huir de la amenaza. Por ejemplo, si atacamos un caballo, éste puede saltar y saltar… Por lo tanto, cuando de atacar se trata, necesitamos configurar ataques fuertes ineludibles. Y una técnica de ataque más fuerte de lo normal es el llamado ataque doble.

 

Escenarios de ataques dobles

Le llamamos ataque doble a la situación en la que usamos una de nuestras piezas para atacar simultáneamente dos o más piezas de nuestro oponente.

 

Escenario 1

Ataque doble en ajedrez

Vemos que las piezas negras están desprotegidas. La dama blanca ataca ambos caballos y sólo puede salvarse uno de los dos.

 

Ver relacionado Ataques dobles de caballo

 

Escenario 2

Ataque doble en ajedrez

La dama negra, desde su casilla b6, está amenazando el rey en g1 y el alfil de casillas negras en b2. Hay que notar la diferencia de este escenario con el anterior en que atacar el rey es un método más poderoso por ser forzoso.

 

En el escenario 1, el bando atacado podía elegir cuál de las dos piezas salvar -Tal vez el caballo más cercano a su rey-. En el escenario 2, las blancas no tienen elección, tiene que salvar su rey y entregar su alfil a cambio.

 

Escenario 3

Ataque doble en ajedrez

El escenario 3 es una versión más forzada del escenario 2. La dama blanca amenaza mate en h7 o tomar la torre desprotegida en a8. Las negras están obligadas a proteger su rey -En este caso, por medio de proteger la casilla h7- y perder la torre.

Es usual ver a la dama realizando ataques de este estilo.

 


Hemos visto 3 escenarios típicos de ataques dobles. Con el “ojo” entrenado apropiadamente podemos encontrarlos en nuestras partidas para ganar fácilmente 🙂 Sin embargo, en la mayoría de los casos, se necesita un par de movimientos forzados previos para presenciar el ataque doble. O puede ser que el ataque doble se combine con otros motivos tácticos.

 

Primer ejemplo práctico

Ataque doble en ajedrez

Juegan las blancas

 

Tan pronto vemos la posición, notamos las piezas negras desprotegidas, y en especial la torre e7. Si atacáramos la torre con Cf5, se escaparía. Como bien sabía Paul Morphy, el factor tiempo es lo más importante.

 

Ver relacionado Grandiosa partida que todo el mundo debe conocer

 

Entonces, te doy un consejo práctico: Cuando quieras ganar algo de tiempo, debes atacar el rey.

Por eso, aquí las blancas juegan Df6+. Ataque doble sobre el rey y la torre. Las negras cubren con su dama en g7 y ¿ahora qué?

 

Supongo que visualizaste desde antes del jaque la nueva posición. ¿Capturamos ahora la torre en e7 como queríamos?

Ataque doble en ajedrez

Espero veas que no.

¿Recuerdas una de las técnicas anti-blunders?

Ver relacionado Cómo eliminar los errores garrafales (blunders)

 

¿Qué está amenazando mi oponente con su último movimiento? Las negras quieren dar mate en g2 y sin planearlo -Fue accidental, simplemente cubrieron su rey del jaque-.

 

Si estuviéramos en una partida de blitz, seguramente habríamos llegado a esta posición sin pensarlo y ahora estaríamos buscando desesperados cómo salvarnos del mate sin perder la iniciativa.

 

Ahora que estamos relajados, sin un reloj al lado, consideremos nuevamente la posición. Queremos tomar la torre, pero nos faltaría un tiempo. ¿Cómo ganar tiempo? Recuerda lo que dije arriba, ¡dando jaque!

 

Dh4+ lo resuelve todo de manera simple. Las negras se ven forzadas a mover nuevamente su dama, desarmando su batería en la columna g, y las blancas pueden continuar con la captura de la torre e7 🙂

 

<<CONTINUARÁ>>

 

P.D. Por favor, comparte esta lección con tus amigos principiantes. Seguramente les gustará 🙂


Secretos de los jugadores fuertes

También te puede interesar